viernes, 6 de diciembre de 2013

Un descanso

Que falta de costumbre
es como sentarse frente al espejo esperando decirme algo y reírme
es algo que ya no es parte inherente del cotidiano andar del reloj
y como curiosidad se me acabo la batería de diez años
ando como perdido en el tiempo
en mi tiempo...

Es así como han pasado los minutos y segundos de todos los días
unos tan buenos que hasta las tragedias cotidianas tienen un sentido
unos tan malos que la comida también puede estar en contra
y ahora, que ya no alcanzan las 32 horas del día
pasa a ser la trivia de cuando uno mas es uno menos...

Veo como todo gira entorno a todo
como el diario de una persona es el contrario de la otra
partimos de los iguales pero perdemos los que son diferentes
cantamos y reímos
prometemos y seguimos...

Si es así el inicio del tiempo que no tengo
me desespero y me pierdo
quiero mas horas en el día
necesito realmente


en donde quedo aquello que perdí
ya no es necesario brillar mas


volveremos a la oscuridad de las pasiones de palabras inciertas
a los monstruos y las ventanas


si, volveremos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada